• Una buena alternativa a los tradicionales planes de pensiones
  • El producto más demandado para ahorrar.

Quizás has llegado a una edad en la que un cómico nacional ha popularizado como viejoven. No se trata de sentirte con más o menos años, si no que en la vida, dicen, todo llega.

Seguramente te estés planteando abrirte un plan de pensiones para cuando llegue la hora de la jubilación (término que deriva del latín jubilare gozar, como si gran parte de nuestra vida se nos estuviera prohibido).

Aparte reflexiones, hoy más que nunca hay que completar la pensión de jubilación que garantiza el Estado con una planifición financiera paralela. Si la situación ya es preocupante, la pandemia ha empeorado las previsiones como apuntaba hace poco la OCDE, cebándose con los más jóvenes y las profesiones más precarias. En este sentido, hay más vida más allá de los conocidos planes de pensiones, como el/los PIAS, según los expertos, el mejor producto para ahorrar.

¿Qué son?

Que no te confunda el nombre con el sonido similar que hace un pájaro, los PIAS son las siglas de Planes Individuales de Ahorro Sistemático que nacieron en el fatídico año de 2008 curiosamente. En otras palabras, seguros de ahorro a largo plazo parecidos a los planes de pensiones tradicionales, pero con características propias.

Si se mantiene el PIAS durante cinco años se consigue una ventaja fiscal desde la primera aportación y se puede rescatar lo invertido en forma de renta vitalicia, es decir, llegando a un acuerdo con la entidad aseguradora cobrando una cantidad mensual, lo que comporta menos sorpresas. Si se quisiera recuperar el dinero antes de los cinco años, no sólo no recuperas lo invertido, sino que perderás una suma considerable debido a los gastos de gestión. Por ello es recomendable ahorrar a largo plazo.

¿Qué lo diferencia de un plan de pensiones?

Como los planes de pensiones se conciben como rentas del trabajo y se incluyen en la base imponible general del IRPF (Impuesto sobre la renta de las personas físicas, es decir, de los ingresos económicos obtenidos en un año), se pueden desgravar, pero en los PIAS no.

Por su parte, en los PIAS, al no ser deducible ya has pagado por el capital aportado, por lo que por lo único que pagarás impuestos en el rescate serán por los beneficios, por lo que se tributa menos que en los planes de pensiones.

Además en los planes de pensiones no sólo se paga por el total de la prestación, sino también por el beneficio, en el caso de que exista, lo que queda en clara desventaja frente a los PIAS.

Otra gran diferencia, como apuntábamos antes, es que el plazo para rescatar lo ahorrado: mientras que en los PIAS lo invertido se puede recuperar a partir de los cinco años, pero, por su parte, los planes de pensiones sólo se rescatan al llegar la edad de jubilación, por lo que supone dos cosas; olvidarte de ese dinero hasta ese momento y rezar para alcanzar prácticamente 70 años de vida.

¿Qué limitaciones tiene un PIAS?

La prima máxima anual es de 8.000 euros y como aportación acumulada no puede exceder de 240.000 euros

¿Qué pasa al recuperar el dinero?

En los PIAS hay dos maneras de recuperar el dinero y sólo en ese momento, como seguramente te habrás imaginado, Hacienda se lleva su parte. Dependiendo de cuál elijas pagarás menos.

1)- Rescatarlo en un único pago:

  • Los impuestos a pagar se mueven entre el 19% y el 23 %, dependiendo de los intereses generados de capital.

2)- Rescatarlo en forma de renta vitalicia después de cinco años:

Se tributa en función por rendimientos de capital mobiliario y la edad (cuantos más años, menos impuestos a pagar). Los beneficios generados no tributan al ser una renta vitalicia garantizada. El porcentaje de tributción sería el siguiente: 

  • Menores de 40 años: 40%

  • Entre 40 y 49 años: 35%

  • Entre 50 y 59 años: 28%

  • Entre 60 y 65 años:24 %

  • Entre 66 y 69 años:20 %

  • Mayores de 70 años: 8%

 

No todos los PIAS son iguales ni todos podemos ahorrar lo mismo, por eso consulta a un asesor financiero para que te aconseje. Espero que te haya sido útil el post. Por supuesto que lo puedes compartir y hacer comentarios. Nos leemos pronto!