• Antes de emprender es importante saber por qué lo haces
  • Un gran porcentaje de emprendores siguen fracasando

Se puede afirmar que en este siglo XXI se ha consolidado un fenómeno llamado emprender o el término emprendedor. Nada nuevo, pues se trata del empresario (también las mujeres por supuesto) que se lanzan a ser sus propios jefes.

Solemos fijarnos más en el vaso medio lleno que en el vaso medio vacío, a pesar de que los estudios al respecto nos avisan de que más de la mitad de los autónomos de este país fracasan.

Si eres de las personas que está pensando en convertirte en emprendedor, hay que ser realista y los sueños está bien, pero hay que conocer los típicos errores para no acabar fracasando. Independientemente de las ventajas o problemas de cada negocio, es importante saber lo que te mueve porque quizá te estés equivocando.

En este post te cuento 10 errores que tienen que ver con las razones equivocadas para iniciar un negocio, para que luego no digas que no lo sabías:

  1. Estar desempleado.

  1. Querer ser tu propio jefe.

  2. Compaginar la vida personal y profesional.

  3. Tener libertad horaria.

  4. Ganar más dinero que como empleado.

  5. Demostrar algo a los demás o a ti mismo.

  6. Ser millonario

  7. Proporcionar crecimiento a una zona.

  8. Seguir la tradición familiar

  9. Dedicarte a algo que te gusta y que no te podrías dedicar si no es emprendiendo.

Estos 10 motivos erróneos se pueden en resumir en cuatro grandes grupos:

  1. Adiós Jefe

Sí, los jefes tienen mala fama justo por eso; por ser jefes. No todos son iguales, pero ¿te has planteado qué significa ser tu propio jefe? Te diré que no es fácil. Al convertirte en emprendedor, no tendrás que aguantar a nadie, pero te las tendrás que ver contigo mismo. Y te aviso de que nadie es perfecto, por lo que deberás llevarte bien con “él”. Y no sólo eso, descubrirás que los verdaderos jefes serán tus clientes.

  1. Decidir cuando trabajar

Otra leyenda “laboral” es pensar que el emprendedor decide sus horarios. Sobre todo al principio, te puedes ir olvidando de este falso dogma, pues es más bien al contrario, aunque te organices bien y seas disciplinado. Un buen síntoma para comprobarlo es ver la facturación. Nadie te va a controlar ni tendrás que fichar, pero lo habitual es que los resultados tarden en llegar, lo que significa que tengas que alargar tu jornada laboral. Esto también puede complicar otro asunto; compaginar la vida laboral y la personal.

  1. Ganar más dinero

El siguiente mito por el que las personas se equivocan a la hora de emprender es ganar más dinero que un empleado. No nos engañemos, el dinero es importante. Pero, insisto, todo lleva su tiempo y si es el único requisito para empezar un negocio recuerda que Roma no se construyó en un día. Además hay que ser realista y tener unos mínimos conocimientos financieros. Me encanta la frase que dice; “el primer millón es el que más cuesta ganar”.

        4. Reconocimiento

El reconocimiento social es algo inherente al ser humano, pero no hace falta ser un emprendedor para conseguirlo. ¿Por qué? Porque más importante es valorarte y reconocerte tú primero y tener bajo control el ego, inicies o no un negocio. Emprender no te hará mejor ni peor persona. Lo ideal sería basar tu negocio en unos valores y capacidades necesarias para que las cosas funcionen.

Después de analizar estas razones, quizá conozcas casos que emprendieron por alguno de estos motivos y triunfaron… ¿Entonces, en qué quedamos? Pues que más allá de las razones que hemos visto, debemos “poner toda la carne en el asador”, en otras palabras, tener las ganas y la motivación (aunque prefiero el término voluntad) necesarias. ¿Estás de acuerdo?

Sea así o no, me encantará leerte en los comentarios. Gracias por tu preciado tiempo!!